TRABAJO WEB INFORMÁTICA HIST.UNIVERSAL

JUDÍOS DE LA EDAD MEDIA


Al final de la página

LOS JUDÍOS

Durante la Edad Media, cristianos. árabes y judíos habían convivido y colaborado más o menos amistosamente, pero nunca hubo una completa fusión racial, religiosa ni cultural. Las leyes judías prohibían los matrimonios mixtos. También estuvieron prohibidos por leyes cristianas desde el Concilio de Elvira en 306. Sin embargo, las leyes no se aplicaban estrictamente. Las persecuciones antisemitas durante la época visigoda inclinaron a los judíos españoles a aliarse con los invasores musulmanes, a los que consideraron como libertadores. Los árabes premiaron esta colaboración asignando a las comunidades judías el control de ciertas plazas importantes. Estas comunidades se desarrollaron rápidamente y adquirieron gran prosperidad, como en Córdoba, Sevilla, Granada, Toledo y en otras muchas ciudades. La época del Califato de Córdoba marcó el apogeo de los árabes y los judíos españoles de Andalucía.

A continuación verá datos sobre un importante filósofo de la Edad Media:

MAIMÓNIDESOBRA MAESTRA
El judío cordobés Moisés ben Maimón o Maimónides (1135-1204), llamado por algunos el Santo Tomás del Judaísmo, fue el filósofo judío más importante de la Edad Media. Su gran labor fue fundamentar el judaísmo sobre los principios de la razón. La invasión de los Almohades le obligó a huir de Córdoba, residiendo en Almería. Luego emigró a Fez, y más tarde a El Cairo, donde fue médico del Sultán Saladino.Su obra maestra es la Guía de los dubitantes, donde intenta la reconciliación entre la razón y la fe religiosa. Se ha dicho que “entre Moisés y Moisés no ha habido otro Moisés”.

MOISÉS BEN MAIMONIDES


Otra luminaria judía de la Edad Media española fue el poeta Yehuda Halevi, toledano del siglo XI

Durante la mayor parte de la Edad Media, judíos y cristianos habían convivido en paz y armonía, en contraste con el resto de Europa. En esa época, si había un lugar donde los judíos pudieran sentirse seguros, era en España. Inglaterra y Francia habían expulsado a los judíos en los siglos XIII y XIV respectivamente por presión de las clases más elevadas de la sociedad, que temía la competencia económica de los hebreos. Parte del pueblo, por otra parte, resentía la riqueza y el poder que los judíos habían acumulado y que se manifestaba en la usura. Tampoco se miraba con buenos ojos el separatismo social y su orgulloso exclusivismo religioso, racial y cultural. La idea antisemita no se originó en los dirigentes, sino que nació del pueblo mismo, instigado con frecuencia por judíos conversos que llevaban sus nuevas convicciones religiosas al extremo. Fue hacia finales del siglo XIV cuando en diversas localidades estallaron tumultos dirigidos contra los judíos, como en Sevilla en 1391. Los desórdenes se extendieron a otras partes de Andalucía, Castilla, Barcelona. Los reyes intervinieron en favor de los judíos, ordenando la reconstrucción de las aljamas destruídas. La violencia, sin embargo, no era ni unilateral ni sin provocación. Sabemos que en 1467 en Toledo, los judíos, mandados por Fernando de la Torre, en número de 4.000, atacaron a los cristianos en la catedral. Los cristianos iniciaron la contraofensiva, degollándoles sin piedad. En 1473 en Córdoba, durante una procesión, unos judíos arrojaron inmundicias sobre la imagen de la Virgen, lo que provocó una matanza. Alonso de Aguilar trató de defenderles, pero sin éxito.

Por estas fechas, siglos XIV-XV, gran parte de la población judía aceptó el cristianismo, muchos insinceramente y por temor, otros muchos de buena fe y por convicción, a causa de los esfuerzos proselitistas de dominicos y franciscanos, como el valenciano San Vicente Ferrer (1350-1419), predicador y teólogo, quien defendió a los judíos contra los ataques del populacho en 1391.

Al principio de la página

Para saber un poco más sobre los judíos en la edad media